¡CON
CUÁNTO
GUSTO LO
COMPARTIRÍA!

Si yo solo tuviera un chelín y una moneda
de seis peniques en lugar de esta media corona,
Si yo solo tuviera un chelín y una monedita
de seis peniques en lugar de esta
media corona,

CON CUÁNTO
GUSTO LO
¡COMPARTIRÍA!

HT-signature_grey_vertical





























便











Siendo joven en 1851, Taylor trabajaba para un médico notoriamente olvidadizo que a menudo olvidaba pagarle el salario. En una de esas oportunidades, Taylor se quedó con una sola moneda, una monedad de media corona.

 

Esa misma noche, mientras Taylor daba de su tiempo voluntariamente en un vecindario pobre, un joven se le acercó para preguntar si podía ir a orar por su esposa moribunda. Este hombre y su esposa vivían con sus seis hijos y un bebé en una desvencijada habitación. La familia de nueve claramente estaba desnutrida y no le quedaba más dinero.  

 

Taylor pensó, “Si tan solo tuviera dos chelines y una moneda de seis peniques en lugar de esta media corona, ¡con cuánto gusto le daría a esta pobre gente un chelín!” Tan solo un chelín – un tercio del valor de esta moneda de media corona – podría haber alimentado a la familia y salvado la vida de la mujer, y Taylor todavía habría tenido fondos para cubrir sus necesidades.

 

Al orar Taylor palabras de consuelo por esta familia, sintió convicción por su hipocresía y falta de fe en la provisión de Dios si no estaba dispuesto a entregar su última moneda. Al final de la oración, se sintió impulsado a dar a esta familia su moneda de media corona. Volvió a casa sin un centavo pero lleno de gozo.

 

A la siguiente mañana, llegó una carta para Taylor que contenía una moneda de medio soberano – que valía cuatro veces más que su moneda de media corona. Taylor había entregado su moneda de media corona, confiando plenamente en la gracia de Dios para la provisión.

 

Desde ese día, Hudson Taylor depositó todos sus ahorros y ganancias en el banco de Dios. “Cuando llegue a China”, dijo él, “no podré demandar nada de nadie; mi única demanda será de Dios.”

MONEDA
DE MEDIA
CORONA

LA INSPIRACIÓN







SEA INSPIRADO,
INVOLÚCRESE

Half Crown Media’s name is inspired by a story about a British half-crown coin in the life of Hudson Taylor. The story is one of sacrifice and trust as Hudson Taylor was seeking to fulfill his calling to missionary service in China.

Dios desea que la gente en todo el mundo experimente el amor de Cristo. Creemos que Dios ha llamado a Half Crown Media a hacer conocido Su amor a través de los medios. Lo invitamos a unirse a nosotros en este viaje de fe.

MONEDA
DE MEDIA
CORONA

LA INSPIRACIÓN







SEA INSPIRADO,
INVOLÚCRESE

El nombre de Half Crown Media está inspirado en una historia relacionada con la moneda británica de media corona en la vida de Hudson Taylor. La historia es una de sacrificio y confianza al buscar Hudson Taylor cumplir su llamado al servicio misionero en China.

Dios desea que la gente en todo el mundo experimente el amor de Cristo. Creemos que Dios ha llamado a Half Crown Media a hacer conocido Su amor a través de los medios. Lo invitamos a unirse a nosotros en este viaje de fe.